Mutilaste sus palabras, la dejaste sin voz. Cortaste sus alas, la dejaste atada al suelo. Paralizaste su mente, la dejaste sin sus letras. Dijiste quererla pero sólo la mataste.

Versos lejanos, Camila Buzzo. (via versoslejanos)